Lecturas

Ficción y realidad

Leí por ahí que alguien recomendaba el libro Paradero desconocido de Kressmann Taylor. Decían que era un libro epistolar y un thiller.

Pero ninguna ficción es más que la realidad. La autora, sí era mujer y se llamaba Katherine, se inspiró en lo que vio en pleno ascenso del nazismo cuando un alemán que había vuelto a Estados Unidos le negó el saludo a un viejo amigo judío.

No contaré nada más, pero vale la pena leerlo. Me puso la piel de gallina, me angustió. Qué terrible el fanatismo, el antisemitismo y las guerras. Hoy en todo el mundo se viven cosas semejantes. Los radicalismos extremos, la falta de sentido común, la proliferación de la ignorancia, la ausencia del pensamiento crítico.

Súper interesante y actual, pese a haber sido escrito en 1938.

Anuncio publicitario
Cartas · Escribir

Desbloqueo

Quiero escribir cartas. Más. Entonces lo hago de las maneras más inusuales, como por ejemplo escribiendo en las notas del teléfono. Me inspiro y en cualquier momento escribo y escribo. En algún momento pasará al papel. A veces igual o a veces cambiado.

A veces es un híbrido. No puedo esperar a estar frente al papel, si no tengo un minuto libre para mi. Entonces esto me sirve y anoto un párrafo en este coso desde donde escribo esto también (pero acá escribo y publico al instante). Pero también sigo escribiendo luego allí en el papel porque una vez que me senté, la termino de un tirón.

Lo importante, es escribir. Porque tengo ganas de decirle todo eso y más al otro que leerá mis ideas y pensamientos de lo más estrafalarios en tres semanas o más.

Y no me molesta porque ese es el juego que jugamos y para mi es lo más divertido del mundo.

Yo quiero jugar para siempre.

confesiones

¿Soy graciosa o no?

Veo de nuevo la carta de esta amiga que me confiesa sin que le tiemble el pulso que tira mis cartas en el canasto del reciclaje. Amo que cuide el medioambiente pero me hiere.

Mis nimiedades no sobrevivirán cien años ni estarán en Princeton como las cartas de Alejandra Pizarnik, pero preferiría que me mienta. Lo confieso. No puedo con tanta honestidad.

Vale reírse de mí en esta ocasión.

Películas

Magia

Una de las mejores comedias románticas de los 90, de la era analógica porque hay vhs, cartas, computadoras con pantallas verdes, teléfonos de línea y programas de radio.

Hay mucha magia e ilusión y romanticismo en esta película. La misma Annie dice: esto me pasa por ver tantas películas románticas. Algo había. Algo pasaba.

Y Annie escucha a Jonah y a Sam en la radio y se queda tan enganchada que hasta inventa la cobertura de la historia de este viudo en Seattle sólo porque cree que tiene que conocerlo.

La carta la escribió ella pero la mandó su amiga y nunca la leen completa para nosotros. Pero sí la vemos a ella recibir la carta que escribió Jonah con su amiga:

Dear Annie: Thanks for your
letter. It was great. We're
very excited about meeting you
in New York on Valentine's Day
and seeing if we are M.F.E.O.
Sleepless in Seattle.

Made for each other.

Una línea que puede escribirla una nene de diez o una mujer de treinta y cinco.

En el Empire State en el día de los enamorados.
Llegó

Como yo

Por eso amo a los elefantes. Para mí yo soy una, es mi animal elegido y cuando leía sobre los elefantes veía en ellos características que yo creía tener o quería tener.

Miren esta belleza de ilustración.

Así que los adopté. Y hoy, los recibo en casa desde las tierras más lindas del mundo.

Son seres súper sociables – a mi juego me han llamado. Hablo con todo el mundo, me gusta que me cuenten historias, me gustan las reuniones con amigos y con familia también, en su justa medida.

Hay facturas, llevo mate.

Consuelan a otros, son buenos haciéndolo. No es algo que pueda decir yo de mí misma, pero imagino que lo hago cuando es necesario.

Todo pasará. Te quiero.

Las manadas son conducidas por matriarcas. Esto me fascina, en un mundo ideal, las mujeres somos lo más en cualquier especie.

Vamos juntos a todos lados.

Se miran en el espejo – empecé de chica y es un hábito que mantengo aunque sin que el resultado sea exitoso la mayoría de las veces.

La flor más bella.

Tienen buena memoria – yo también la tengo. Se acuerdan del camino, las plantas que pueden comer y las que no, si algo acá es peligroso, cómo hacemos para encontrar agua y así, con todo.

¿Te acordás cuando salimos aquella vez de fiesta?

La gestación dura 22 meses – podría haber estado embarazada esa cantidad de meses sin problema, mientras que después salga, estamos bien.

Bebé y mamá.

Me emociona ver la cantidad de elefantes que tengo en mi colección gracias a los que me quieren.

Se cree que hay entre 300 mil y 400 mil elefantes vivos en el planeta. De acá a 100 años no sé si la humanidad dejará de hacer daño, pero sé que si no hay más elefantes vivos, quedarán sus imágenes hermosas en mi colección y ahí vivirán para siempre.

Series

A lasting one

Estoy viendo la última temporada de The Crown y en el capítulo 4 aparecen Townsend y Margaret de nuevo. Y hablan de cartas y no quiero spoilear pero yo Justo vengo pensando en eso. No en que otros no se enteren de lo que escribo sino en que a veces las cartas pueden volver a sus dueños. Y formar un todo. (Vengo pensándolo porque sé que hay gente que tira las cartas que recibe – mis cartas- y no me puedo reconciliar con la idea. Trato de no pensar en eso pero no puedo.)

Me parece romántico. Toda esa historia. Su intriga. El desenlace.

Lo que no se pudo dar en la vida que sea eterno en el tiempo.

Yo

Ya vengo

Me pasa en esta época del año. Estoy dispersa. Quiero hacer más cosas que el resto del año, si es que eso tiene algún sentido. Y en esta parte del mundo es el cierre del año escolar, el comienzo del verano, las epoca de las despedidas en todos los ámbitos donde trabajes o gustes de estar.

Mi agenda está que explota y pese a que me encanta ver gente y charlar añoro los momentos libres para hacer lo que me gusta. Porque la agenda no es sólo mía. Tengo dos hijos y mi hija, Nina, este año termina el jardín de infantes. Así que tenemos mil eventos en el jardín y fuera de él al que asistir. Y que yo sé que disfrutaré. Cierre de notas y finales en el instituto. Cenas con amigas y despedidas de año.

Lo que la pandemia me dejó: dos dias de trabajo en casa en los que aprovecho para llevarla a Nina al jardín.

Ya vendrán esos días de paz en los que pueda sentarme y escribir cinco cartas de corrido mientras en mi casa el tiempo pasa. O empezar a pintar una postal y TERMINARLA! Creo que este año no saldrán tarjetas navideñas hechas por mí. O tal vez sí, pero por las dudas, no prometo nada y que la vida me sorprenda.

Llegó

Siempre una sorpresa

Marion llegó a mi vida como una sorpresa. Recibí una postal sin idea de cómo había sabido mi dirección. Era un misterio. Pero me ayudaron a encontrarla y resultó ser alguien que había escuchado el show que hicimos con Frank y me había mandado una postal.

Magia postal, sin dudas. Encontró mi dirección y me mandó una postal de las montañas en su estado (las tetonas jaja). Yo la busqué y conversamos.

Vive en Wyoming, le gustan los caballos, la vida al aire libre. Hablamos de Argentina, De viajes por la patagonia, del polo que a veces van a jugar argentinos allá. De journalear, de hacer collages, escribir, el arte.

Y me manda SIEMPRE postales. Mucho más seguido de lo que le mando yo. Cuánto elefante encuentra me lo manda y también las más preciosas postales hechas a mano.

Como esta que recibí hoy.

Tiene textura, colores, palabras e imágenes, un elefante para mí. Y yo me emociono porque siempre me desea lo mejor, días lindos y felicidad. Me encantan esos deseos.

¿Cómo negarnos a ser felices mandándonos cartones dibujados y escritos a través del correo?

Jamás negarse a algo que a uno lo hace feliz.

Escribir

Cartuchera

Me compré una cartuchera nueva. Estoy en caos con el orden (desde que nací 😅) así que encontré una en la que veo lo que tengo. Por lo menos lo que uso para escribir. Como mi escritorio es la mesa y tengo que sacar y poner todo cuando trabajo, viene bien.

Bueno, la cartuchera todavía no llegó. Pero yo ya estoy pensando qué lapiceras van ahí, cuales dejaré en la otra, lápices, gomas, ultra finos, regla, sacapuntas. Qué quiero tener más a mano y así y me acorde de esto que escuché hace un tiempo:

Me gustan los programas en los que Frank nos habla. Porque encima yo le contesto.

No, imposible tener una sola lapicera. Siempre tengo varias en la cartera o en la oficina o en la mochila o en la mesa y claro, en las cartucheras.

La letra cambia. Los colores me fascinan. Los papeles son diferentes y podés necesitar que quede más prolijo o te gustan mucho los colores como a mí pero a veces a las cartas las agarra la lluvia y:

Desde ese momento, siempre le escribo con birome a María Laura.

Entonces si podés, nada está de más.

Jamás se me secó una lapicera en la vida. Pero sí hubo épocas en las que tuve una sola y no podía comprar esas que quería. O me quedaba sin cartuchos. Momentos en los que los lápices quedaban chiquitos y había que seguir usándolos. Si no te pasó, tuviste mucha suerte. Y ahora que puedo, agradezco la posibilidad de elegir.

Llegó

Podría, pero no

Vean esta hermosa postal. Es preciosa y creo que Justo tiene una imagen que me hace pensar en esto que estoy escribiendo.

¿No es una belleza?
Es de AWA. Si gustan de Wes, sus películas y la estética que asociamos a sus mundos, visiten la web y escuchen esto. 

A Frank le gusta jugar con las estampillas y siempre se luce. Estas eran deportivas porque estamos en octubre y los Yankees estaban en la postemporada y Judge bateó 62 y bueno, dos de los mejores Yankees en una postal es perfecto.

Algo pasó en el camino y podríamos enojarnos. Pero yo digo que no.

Ahí estaba Maris.

Tal vez alguna máquina haya arrancado esa estampilla tan especial. Pero prefiero pensar que fue alguien que en octubre sólo puede tener en la mente al béisbol (como hago yo), quería esa imagen de Roger Maris (que hizo 61 en el 61) para él y no tiene un amigo que se sienta y piensa en vos y pone estampillas tan hermosas en una postal porque sabe que es lo que te gusta.

Tiempo récord, llegó el 01/11/22.

A ese que hoy tiene mi estampilla le deseo un amigo así. Saber que yo lo tengo me hace muy feliz.