Colecciones

El amor

Un romántico de comienzos del siglo XX, Lorenzo.

La postal es preciosa, tiene relieve.
Carmen ¿Qué es el amor? El amor es luz, vida, belleza y pureza ¡Oh el amor! Siendo lo que tu eres ¿Quién no te quiere? Recuerdos. Siempre tuyo. L. B. B. – Dbre 25/906
Salía 10 centavos el envío.
Colecciones

Y aquí se acaba la historia… (¡de este viaje!)

Esperaba llegar a esta carta ansiosa. Carlos y Ariadna la escribieron hace 55 años después de un paseo por Italia en auto.

A dos manos en papel finito finito

No los conozco a ellos, pero creo que Carlos me caería muy bien. Cuando transcribo estas cartas siento que escribimos parecido, intentando transmitir imágenes y sensaciones con palabras a través del tiempo. Lo logra. Viajamos con él.

Los subrayados son todos de Carlos, Pablo VI era el Papa que escucharon en la plaza del Vaticano, el Arno se desbordo e inundó Florencia en noviembre de 1966 y ¡por fin se devela el misterio del auto!

Grenoble, 10/4/67
Querida mamá y flia:
Ante todo, espero que estas líneas lleguen más o menos para tu cumpleaños. De buena gana quisiéramos estar con Uds. festejándolo seguro con un buen asadito en el Río. Pero ya lo festejaremos doble cuando volvamos a Argentina.
Nosotros aquí en Grenoble, de vuelta ya de la “maratón” por Italia y reponiéndonos del susto provocado por el asunto del coche. Para ir por orden empezaremos contando rápidamente nuestro viaje. Recorrimos gran parte de Italia, anduvimos alrededor de unos 3600km. Conocimos alrededor de 30 ciudades italianas. Las más importantes son Turín, Genova, Pisa, Portofino, Volterra, San Gemignano, Siena, Cerotta de Castro, Orvieto, Roma, Tivoli, Nápoles, Pompeya, Sorrento, Amalfi, Ranello, Terni, Asís, Florencia, Ravenna, Chiogggia, Venecia, Padua, Vernona, Serimione, Milan. Como ven, el recorrido fue largo. Estuvimos a unos 200 km de Sicilia. Es tal vez el pedazo que nos faltó de Italia. Voy a tratar de hacer una síntesis de lo que vimos:
Turín: es una ciudad industrial, de las más importantes en cuanto a esto en Italia. Conocimos poco de ella.
Génova: ciudad portuaria, bastante grande, muy linda, construida en la ladera de la montaña.
Portofino y Santa Margarita: ciudad balnearia con casas lujosas a todo lo largo del camino, es el lugar de veraneo de gente rica.
Volterra: donde se fabrican cosa con el alabastro (todos hechos a mano) es pequeñita y muy antigua.
San Gemignano: un pueblito muy antiguo con 5 torres de piedras del siglo XII que demostraban el poderío de las casas reinantes.
Siena: una de las ciudades más lindas que hemos visto, también muy antigua toda de color amarillo siena (de allí el nombre del color). Con callejuelas muy angostas e irregulares.
Sigo yo (Carlos). Como ven, nos alternamos al escribir las cartas.
Siena, como les decía Ariadna es una de las ciudades más hermosas que hemos visto. Tiene una característica que justifica esto que decimos: es una ciudad del siglo XII que conserva la estructura de aquella época. Las calles son angostas, no pueden andar los autos; está toda hecha de piedra. Todavía se conserva el muro que rodeaba a todas las ciudades de esa época.
Pisa: en Pisa vimos, como es lógico, la famosa torre inclinada. La torre está en yo diría una especie de plaza formando un conjunto con la Catedral y el Baptisterio. Estas 3 construcciones forman un conjunto arquitectónico bellísimo. La torre verdaderamente inclinada causa una extraña impresión. Al subirla, a medida que uno avanza por las escaleras tiene la impresión que se cae ya sea hacia la derecha o hacia la izquierda. La catedral está hecha toda en diagonal y hacia el interior cada parte es una obra de arte. La arquitectura está en general influenciada por una familia de artistas de Pisa, los Pisanos.
Una cosa que me olvidaba es el asunto de la inclinación de la torre, no se sabe si era derecha y se inclinó por un defecto del piso o si fue construida inclinada. Una cosa de la que nos enteramos es que las torres eran construidas como un signo de prestigio y aún parece ser, era también un signo de prestigio hacerlas inclinadas. En san Gemigniano había también torres inclinadas, si bien no de la altura de la de Pisa.
Grotta (gruta) di Castro: a este pueblo entramos por casualidad y encontramos una cosa verdaderamente sorprendente: la gente vive en grutas o cuevas hechas en la roca. Es una zona donde estas grutas son naturales y la gente pobre se mete ahí para vivir. No nos imaginábamos encontrar esto cerca de Roma.
Orvieto: lo más importante que vimos en Orvieto fue la catedral (El Duomo). Aquí empezamos a ver la influencia gótica (algo de gótico también había en Pisa) con los vitreaux fabulosos. Personalmente fue una de las cosas que más me gustó en las iglesias góticas.
Roma: bueno, si hasta ahora había hecho una síntesis, lo de Roma será una súper síntesis. Aquí tuvimos la suerte de estar justo el día en que el Papa hablaba para todo el mundo en San Pedro. Visitamos el Vaticano, el Museo y la Capilla Sixtina. Vimos también la “Roma antica” que es la parte donde se encuentran los restos de la Roma Imperial. Fuimos por supuesto al Coliseo, al Museo Capitalino y vimos en la Iglesia de San Lorenzo (no estoy seguro el nombre de la Iglesia) el famoso Moisés de Miguel Angel. El Moisés es una obra maestra que impresiona. Tiene como 2m de altura, está sentado y tiene una expresión tal que no paree estar hecho en mármol, parece como que estaría dispuesto a dar un puñetazo o a reaccionar violentamente. Parece que viviera.
De Roma fuimos a Tívoli donde había una famosa mansión que había albergado a Papas y bacanes de la época. Lo extraordinario de esta mansión es el jardín, construido en varios pisos o terrazas y todo "decorado" con agua: fuentes, chorros, etc. Cuando la visitamos llovía a cántaros pero no estábamos dispuestos a perdernos de verlo así que nos hicimos sopa. De Tívoli fuimos a Pompeya. Pompeya es la famosa ciudad residencial de los romanos en la época de imperio que fue sepultada (y luego descubierta) por una erupción del Vesubio. Como en esta erupción la lava cubrió todo y luego por las excavaciones fue la ciudad entera puesta a luz, uno puede ver cómo era una ciudad de esta época. Como la erupción sorprendió a mucha gente, se conservan aún cuerpos de animales y personas que quedaron cubiertos por la lava. Pudimos comprobar además que los romanos en esa época vivían muy bien. Las casas y la ciudad tienen hasta baños especiales para deshidratación (calidarium), refrigeración (frigidarium), etc.
De Pompeya fuimos a Nápoles. Aquí el monumento más importante para ver son los napolitanos. En general, lo mismo que muchos romanos son todos iguales a los que vemos en La Boca, en Buenos Aires: medio pesados, pedantes y… chorros (en Roma nos robaron la radio del auto).
De Nápoles seguimos hacia el sur, acercándonos al sur italiano: Sorrento, Amalfi, Capri. Lamentablemente llovió y no pudimos pasar por Capri. Es notable el cambio en la gente, más dulce y más sencilla. El paisaje y el mar, hermoso. Siguiendo hacia el sur llegamos a Ravello, un viejo pueblo metido en la montaña que se caracteriza por la influencia mora en la construcción y los jardines. Del sur empezamos a subir por el centro de Italia y llegamos a Florencia, todavía recuperándose de la famosa inundación de agua y barro. En Florencia, todo es arte. No se necesita ir a un museo para ver obras magníficas. En la “Piazza de la Signora” uno se siente rodeado por un conjunto de estatuas que dan la impresión de estar listas para moverse. Vimos también el famoso “David” de Miguel Ángel, símbolo de la democracia florentina. El “Duomo” (la catedral), la tumba de los Medici´s, etc todos hechos en mármol (esta última obra también de Miguel Ángel) y tantas otras cosas más, un poco lo emborrachan a uno. Creo que es la ciudad de Italia que más me gustó. Es notable la diferencia de la gente con los romanos y los napolitanos.
De Florencia nos fuimos hacia el lado del Adriático, hacia Venecia. Antes de Venecia entramos en Chioggia, una pequeña ciudad, parece ser de pescadores, construida sobre islas como Venecia. De Venecia en una lanchita nos fuimos a visitar Murano una fábrica donde hacen los famosos cristales de Murano. Venecia es una ciudad extraña, donde uno está a la vez en el mar y en la tierra. La famosa Catedral de San Marcos tiene oro para tirar para arriba y piedras preciosas, etc. traídos en las cruzadas. Evidentemente al ver esto, uno comprueba que las cruzadas fueron un buen negocio para los príncipes y comerciantes venecianos. Al lado de la Catedral está el Palacio Ducal, otro símbolo del esplendor de la época. En el museo vimos los famosos cinturones de castidad que le ponían a las mujeres en la época de las cruzadas. Al ver esos fierros que les ponían a las mujeres no puedo dejar de pensar en la mentalidad que domina en ciertas gentes y ciertas épocas. Venecia, por su historia, es una mezcla de comercio, religión, cruzadas, intrigas palaciegas y romanticismo. Tal vez lo único que le queda, aunque sea un poco para la exportación es el romanticismo. Creo yo que sólo le quedan los símbolos de la pasada grandez de la “República veneciana”. De Venecia, cortando camino por el norte de Italia, pasamos por el Lago di Garda (Sirmione), un hermoso lago para el verano y por Milán, una ciudad moderna y pujante. Esta fue la última, prácticamente, ciudad italiana en nuestro viaje. Y aquí se acaba la historia…
Pasando a otra cosa. Estuve muy preocupado con el asunto de la carta de la mamá de Ariadna donde decía que de la Fiat me reclamaban el pago del coche. Yo ya había tenido antes problemas porque me había reclamado el pago de cuotas que estaban pagadas. No sé si es porque son desorganizados o porque son chorros. De cualquier manera, no imaginaba que 2 o 3 años después de haberlo pagado hicieran problemas (yo tengo incluso el certificado de libre deuda). Tuve que gastarme una llamada a Buenos Aires, la mamá de Ariadna me dijo que andaba Jorge con el asunto. Esto me tranquilizó porque sé que no lo van a jorobar. De cualquier manera le habrán causado un buen trabajito que por favor me cuente lo que pasó.
Papá espero que ya andará bien con su culebrilla y que el asunto de mamá de la vista no sea de importancia. Me puse a leer con detenimiento el asunto de la división de la casa a través del planito de papá para ver si podía sugerir alguna idea, pero papá está tan amarrete con el papel que el dibujo está muy chiquito y no se me ocurre nada. En cuanto a la idea, me parece muy bien, en vez de pagar alquiler, aprovechar nuestra casa. Si Jorge o Papá me escriben, como parece ser que son los diagramadores de la división, que no sean vagos y me hagan un planito más grande. Será porque estoy lejos que nos sentimos cerca y queremos colaborar aunque sea viendo en los planos como van a arreglar la casa.
Jorge sigue bien con sus negocios? A Buenos Aires había ido especialmente por el asunto de mi auto? Nosotros les mandamos una tarjeta desde Italia a Uds. Y otra a tía. Esperamos que habrán llegado. Cómo andan tía y Neo?
Bueno, un abrazo para todos. Esperamos noticias.
Ariadna y Carlos.
Si mal no recuerdo mamá me preguntaba si había visitado en España esos señores de los que Alba Iriarte nos había dado la dirección. Todavía no hemos ido, pero esa zona pensamos hacerla cuando volvamos a Argentina, así que los visitaremos a esos señores.
Chau.
Atonito les manda saludos. En la facultad sin problemas. Estudiando bastante pero muy satisfecho con lo que hago.
(ARIADNA) Por lo que ven su hijito ya contó todas las noticias así que la próxima será mía, espero que Alberto ya esté bien. Que pase muy feliz el día de su cumpleaños, estaremos cerca suyo a pesar de la distancia. Muchos besos, Ariadna.
La carta completa, cinco hojas.
Colecciones

Él es un genio

Leo este mensaje y me veo en Carlos. Parece fascinado con Praga y todas los salidos de allí.

Praga 23 marzo 1979
Queridos padres les envío un saludo desde esta hermosa ciudad donde vivió Smétana, Copérnico, F. Kafka, Mozart y otros genios, prontito estaremos juntos y les contaré todo el viaje. Besos, Carlos y flia.

Colecciones

Aceptó

Carmen debe haber recibido rápido todas las postales de Lorenzo. El 30 de octubre le envió esta:

Mi novio va a venir… Flores queridas, ayudadme a complacerlo.

A mí que no me cuesta hacerme historias, pienso que deseaban tanto verse que calmaban esa necesidad con mensajes apasionados como estos.

Llegó

Lejano oeste

¿A quien no le gustan las películas de cowboys? A mí, sí. Todo lo que tenga que ver con el lejano oeste, me gusta. Desde John Wayne hasta Open range (reivindico ese peliculón del que nadie habla y que yo amo). Pistolas, polvo, carretas, tiros. Planicies verdes o marrones sin nada hasta el horizonte. Indios o pueblos originarios, animales, ríos.

Primera y única postal de madera que tengo. No es una belleza????????

Nunca fui a esa zona de Estados Unidos pero a mí me enseñan los libros, las películas y las series. Vi Paloma solitaria y me volví loca del encanto. Y bueno, Danza con lobos (libro y película) es mi favorita indiscutida.

Tatanka

¿Toda esta introducción para qué? Porque Frank viajó al oeste y me mandó postales desde allá. Una más linda que la otra. Y vieron que las postales nos hacen viajar, así que ahí fui yo también.

El primer monumento nacional de EE. UU.
En Keystone, South Dakota.

El Monte Rushmore también es conocido por todos. Además de por los billetes, conocemos las caras de estos presidentes por esta escultura en la piedra. De izquierda a derecha: George Washington, Thomas Jefferson, Theodore Roosevelt y Abraham Lincoln.

Si este lugar no te saca el aliento es porque te moriste antes de llegar a verlo.

Y dejo para el final mi favorita. ¿No es una BELLEZA?

Y la textura no sale en la foto. Un papel maravilloso, perfecto para esta reproducción de un grabado.

Las postales nos llevan de viaje por lugares preciosos, ¿no les parece?

Colecciones

Abrazo desde Venecia

Las postales y las cartas siempre son abrazos, caricias, amor en forma de papel que vuela hacia donde uno lo envía.

Ariadna y Carlos fueron a recorrer Italia en marzo – abril de 1967 y les enviaban saludos a sus familiares desde cada rincón que pisaban. Siempre con ellos en su mente y su corazón, queriendo poder compartir tanta belleza.

Esta postal fue conservada con su sobre, por lo que sabemos la fecha de franqueo. 6 de abril de 1967.
Queridos tía, Neo, Guri y María Celia
Estamos en Venecia terminando ya nuestra hermosa gira por Italia. A pesar de estar viendo muchas cosas hermosas no nos olvidamos de todos ustedes. Un abrazo grande, Carlos.
Querida gente:
Recordándolos en todo momento y siempre deseando que pudieran ver todo esto con nosotros. Ariadna.
Como siempre, escriben a dos manos.
Colecciones

Chau

Así termina casi siempre sus mensajes Carlos. Esta vez fue con su familia a Uruguay y les cuenta que está todo muy barato y que tal vez se queden hasta después del carnaval. La economía argentina siempre fue igual, todos estos mensajes lo confirman. Además, amo las vacaciones sin mucho plan. Hacían lo que tenían ganas, eso siempre es bueno, no?

Vista parcial de Punta del Este.

Queridos padres y hermanos y demás parientes. Aquí estamos una vez más en la ciudad de Montevideo disfrutando de la fresca en la calle Bulevar España y Dr. Blanco (Hotel Bologna). Quizá Quique lo conoce pues está en Pocitos, tenemos una linda vista o mirador al mar. En fin, la vida está barata, trajimos la camisa de mamá y trataremos de cambiarla en algún negocio de Colón. Ayer fuimos a cenar y entre los 3 nos costó 75U$. Trataremos de estar hasta el carnaval pues nos vino las ganas pues están preparando la calle 18 con ese fin.
Saludos,
Carlos, Cata, Rosana.
CHAU.

No sólo le hablaba a sus padres y hermanos, sino a todos sus parientes.
Colecciones

Una carta con recetas

Ariadna escribe una carta a su cuñado de tres paginas. Le cuenta acerca de las demoras en el correo y cómo finalmente fueron a cenar a la casa de unos conocidos. Ahí comieron fondue, entonces le relata a su cuñado Jorge cómo hacerlas.

Ariadna sabe que sus cartas son desprolijas pero siempre están llenas de cariño y buenas noticias.

Carlos escribe algunas líneas, aclarándoles cuando salen de viaje por Italia y recomendándoles hacer envíos simples.

Diez líneas para Carlos.
Querido cuñaito y flia: Alegrías mil al recibir carta de ustedes. Como te imaginarás, vivimos preocupados, pero por lo que veo no hay más remedio que esperar un mes para recibir carta. (En un recuadro se lee: 9/3/67 la tuya del 9/2/67).
La carta de Babi la mandamos a tu casa, para que sea de dominio público. Halando de Babi, el guacho todavía no nos ha escrito. Si tenés oportunidad, decile que no sea desganado y escriba.
Por una carta que recibí de mamá se que Celia y Alberto van a BsAs, lástima que no me diga el tiempo que se van a quedar, en esa para poderles escribir allí.
Tu hermanito muy atareado se va a la facultad a las 8 de la mañana y vuelve a las 19hs de la tarde. Así que para la familia Tagna somos jóvenes charmants. La verdad es que pasamos muy bien y la semana pasada fuimos a la casa de del hijo, Pierre Belle, que nos invitó a cenar a la casa y nos dieron de comer una fondue. Si encuentro la receta te la mando para que la hagas allá, vale la pena porque es riquísima (1). Tengo otra receta de otra fondue que se la quiero mandar a tu papá (2).
Ahora no tenemos cosas sabrosas para contarte porque no hemos salido de Francia. El sábado pasado fuimos a Lyon y pasamos el día es una ciudad muy linda y grande (la 2da de Francia). Fuimos a visitar las ruinas de un teatro romano de esa época, esto fue lo más lindo que vimos.
El 23 si nos alcanza la $$$ nos vamos a Italia y a la vuelta de esta podré hacerte una carta bien sabrosa.
Yo pienso que para que lleguen más pronto las cartas podrían mandárselas a mamá a BsA.s por colectivo y ella va a Air France y las despacha directamente, los días que sale el avión para Francia, mamá cuando nos escribe hace eso y llegan en 3 días. Te aclaro que con la única que nos comunicamos mejor es con ella, porque de Concordia también las cartas demoran 15 o 20 días y de Gualeguay ni hablar. Lo que no me decís es cuanto demoran las cartas nuestras en llegar a esa. Qué bueno que la tía Aurelia se haya sincronizado. A continuación pasaré a darte dos recetas: primero al receta 2 (continuación de la traducción de la receta 2). Alrededor de la mesa, donde en el medio estaba la cacerola que se conservaba caliente porque tenía abajo un calentador siempre prendido. Nuestros fourchettes (especie de tenedores largos) picaban los cuadraditos de pan que nos ofrecía la panera repleta y lo metíamos adentro de la cacerola y esto era una fiesta. Que te coman así todos los amigos reunidos se debía a la fondue savayonde.
Más simple primero en al cocina, fundía en aceite un kilo de queso rallado, gruyere y emmenthal, después le echás tres vasos de vino blanco seco, sal pimienta, nuez moscada y fécula de papa, siempre revolviendo con una cuchara de madera. Después cortás muchos pedacitos de pan, llevás un calentador a la mesa (la llama tiene que ser suave), ¡le metés la fondue arriba OJO! Que no se enfríe, después te conseguís unos tenedores largos.
ME OLVIDÉ DE ESCRIBIR DE ESTE LADO
Pinchás un pedazo de pan, lo metés en la cacerola, lo mojás bien en la “fondue” y se lo come. No hay necesidad de tender la mesa, ni de poner platos. Eso sí, tenés que comer tomando mucho vino. Pobre cuñaito, esta carta está tan despelotada que dudo que me entiendas algo.
No es que nosotros nos hayamos cambiado de residencia, lo que pasa es qie tenemos dos direcciones, donde trabaja Legna y la del hotel donde vivimos. Pueden escribir a cualquiera de las dos.
Bueno, conseguí otra “fondue” (1) personalmente es la que más me gusta. Paso a la explicación: ponés en el medio de la mesa un calentador prendido y arriba una cacerola con aceite hirviendo, la cacerola prácticamente llena de aceite. Mantener el calentador siempre prendido para que se mantenga hirviendo el aceite, luego hacés cuadraditos de carne cruda (cuadril) los metés en una fuente y los llevás a la mesa (OJO! Siempre cruda!) en la mesa ya están los platos, el aceite y diferentes salsas (luego pasaré a dar la receta) en el plato te servís las salsas que quieras, agarrás el tenedor largo, pinchás un cuadrado de carne cruda la metés en el aceite hirviendo (ojo! La carne sigue siempre en el tenedor) cuando ves que está cocida la sacás, la revolvés en las salsas que están en tu plato y te la comés, esto siempre rociado con mucho vino tinto.
Pasaré a darte las recetas de las salsas (1). En salsa de tomate fría espolvorearla con perejil, tomillo, cebollita picada, pimienta, pimiento en vaina, sal de apio, un poco de pimiento rojo y pimienta de cayenne. Esta se llamará salsa roja.
Esta se llama salsa verde: picás alcauciles, los metés en mayonesa mezclada con crema fresca, lo mezclás todo y echás perejil, pimienta, etc.
Tercera salsa: mayonesa con ajo y perejil picado.
Cuarta, mayonesa con pedacitos de aceitunas.
Te juro que a esta altura de la carta tengo un hambre bárbaro.
Bueno, cuñaito. Te dejo porque cada vez te despeloto más la carta, te prometo que la próxima será sin recetas.
Un beso para todos,
Ariadna y Carlos.
(Escribe Carlos)
Ariadna casi no me dejó ya tema para escribir. Espero que entiendan lo que escribió. No podrán discutir que ella me ganó con las cartas. Díganle a Derlis Madonni que recibí la carta y que le voy a contestar en estos días (la carta demoró un mes). Nosotros pensamos salir par a Italia el 23 de este mes (marzo) así que si escriben no lo hagan por certificado porque si llegan cuando no estamos la mandan de vuelta. En cambio, si es simple, la guardan aquí.
Un abrazo, Carlos.
Colecciones

Desde la capital del mundo

Esta postal se la mandan desde New York a Rosana y yo estoy absolutamente de acuerdo con las apreciaciones de esta persona. No firma ni fecha el envío, pero esto último se puede saber por el matasellos: enero de 1979.

Mi Rosy: aquí estoy en la capital del mundo hace 9 días y te aseguro que es increíble. Realmente es otro mundo y no por lo que todos pensamos desde allá, sino cuando empiezas a apreciar las diferencias en modo de vida, costumbres y apoyo material a todo eso. La arquitectura de esta ciudad es fascinante y sobre todo en ciertas partes donde te parece que todo hubiera sido pensado por el mismo arquitecto sin caer en la monotonía que esto supone a priori. Hace mucho frío y nevó dos veces desde que estoy pero no obstante se puede andar y conocer. Muchos besos y todo mi cariño para la pecosuda.

Qué linda letra.